Dos palillos, Barcelona – Raval

Y después de no sé ni cuánto tiempo sin escribir, un clásico de quien tiene un blog… hoy por fin he entrado y cuál no sería mi sorpresa al ver que todavía hay mucha gente que lo visita. Y como últimamente andaba yo así como queriendo volver a escribir, con cierta vergüenza de saber cómo va esto de los blogs, donde la constancia no es fácil… y bueno, un poco sientiendo también que esto de los blogs ya es de otra época y que está un pelín desfasado.

Total, que tenía yo este artículo a punto de caramelo y no quise dejarlo en el tintero. Mirad, yo he ido a unos cuantos japoneses y en alguna ocasión he caído en la trampa del menú degustación, donde o eres muy tolerante, o seguro habrá algo que te tirará para atrás, a mí esto concretamente me pasó en el Shunka, donde me llevé una desagradable sorpresa con una Anénoma (puuufff… sí sí, un manjar…).

Y nada, sólo quería deciros, con unas imágenes, que la experiencia en el Dos Palillos fue impecable. Comimos en la barra y elegimos lo que nos apetecía, todo, sin excepción estaba delicioso, mira que no es tan reciente mi visita y todavía me acuerdo… fantástico, al igual que el servicio y el local.

Muchos de los restaurantes o bares de los que he escrito en otras ocasiones, ya ni existen! Pero este ya es un clásico, y como clásico, ahí sigue. Ojalá pueda volver pronto a celebrar que hoy es hoy! :)

Contenta de volver, da igual si esto de los blogs ya no está tan de moda…

Galette de brócoli, bacon y queso azul

Para 4 personas

Ingredientes:

  • 1 lámina de masa de hojaldre preparada
  • 225 g de rosetas de brócoli pequeñas, en mitades si es necesario
  • 125 g de panceta/bacon en dados
  • 1 cebolla roja pequeña en rodajas
  • 100 g de gorgonzola o roquefort troceados
  • pimienta negra molida
  • piñones tostados para decorar

7 pasos:

  1. Calentar el horno a 200º. Poner la masa en la bandeja y dibujar un círculo a 1 cm del borde de la masa que sólo llegue hasta la mitad del grosor, es decir, sin cortarla.
  2. Cocer el brócoli al vapor o en agua entre 4/5 min. o hasta que esté tierno y escurrir
  3. Freir la panceta/bacon con la cebolla, sin dejar de removerlos, hasta que se doren. Añadir el brócoli y sazonarlo todo con pimienta
  4. Distribuir el relleno por toda la superficie de la masa exceptuando el borde que habíamos dibujado
  5. Cubrir con los trozos de queso de manera uniforme
  6. Hornear la galette entre 25-30 min (id echando un ojo!) hasta que la masa haya subido y esté dorada
  7. Esparcir los piñones previamente dorados en una sarten sin aceite y sin nada y servirla caliente…

Muy fácil, riquísima y sorprendentemente ligera!!

La Fourmi Café – ‘brunch’ en Gracia

Está claro que este bar no es nada del otro jueves, especialmente por la simpatía de las camareras, algo bastante común en Barcelona. Ahora bien, si quieres desayunar en Gracia un sábado por la mañana es una opción interesante, sobre todo por el precio.

En las fotos se puede ver las opciones de combinados que hay para desayunar de bocadillo pero también los distintos menús más completos, tipo brunch, con los que prácticamente ya comes. El sitio es gracioso, rollo americano. Me dió la impresión de que los clientes son gente de fuera pero no guiri, sino de los que viven aquí. Todavía es de esos bares que huelen un poco a tabaco,  curioso.

Milà i Fontanals, 58 Barcelona

Gracia

L-J de 09:00 a 02:30 / V-S de 09:00 a 03:00

L4 Joanic

Bar Calders – Sant Antoni

Mi nuevo sitio favorito en Sant Antoni, por muchos motivos: Estrella Galicia, trato, características, precio y muchos pequeños detalles que no tienen la mayor parte de los otros bares y bodegas que conozco.  Si tienes niños o perro, este es tu sitio, ya verás porqué.

¿Qué es lo que lo hace diferente?

 

  • Tiene una terraza enorme en un pasaje peatonal, perfecto para niños
  • La terraza es super alegre y además tiene un montón de pequeños detalles: sillitas para niños, bebederos para perros, aparcamiento de bicis y lo que más me gustó, abanicos por si aprieta el calor
  • Sirven vermut casero a buen precio y también Spritz de Aperol (al que le falta un poco de cava, por cierto)
  • Con la consumición te sirven un pinchito bastante original: a nosotros nos trajeron una tostadita y también un cartullo de cacahuetes y una especie de espagueti seco con especias, buenísimo!. Incluso la presentación era original.
  • El Gin Tonic está a 6€
  • Las tapas tienen super buena pinta y son bastante originales, al menos en la presentación. Me quedé con ganas de provar las bravas-chips, que todo el mundo estaba comiendo (a ver si se acaba ya esta dieta!)
  • Todo parecen prepararlo con cariño, te tratan super bien y cuidan muchísimo estos pequeños detalles a los que muy poca gente en Barcelona parece prestar atención
  • La decoración del local y el concepto es más Berlinés que Barcelonés
  • En esta misma calle, al lado, está el Federal. Si sólo pasases por aquí fliparías con Barcelona!

Lo único que me preocupa de este sitio es que muera de éxito. Que sea imposible conseguir una mesa, que cambie el trato, que ya no se cuiden los detalles, que la calidad baje y que en definitiva, se convierta en el típico sitio de Barcelona. De momento ya ha salido en el Time Out, La Vanguardia y como no, en las abuelas :)

Bar Calders

Parlament 25, Sant Antoni – L’Eixample Esquerra

Horario Bar Calders:  Ma-Mi 8:00-1:00 / Jue-Sab 8:00-2:00 / V 8:00-2:15 / D 10:00-21:00
Lunes cerrado.


Couland de chocolate

Hace algunos años un amigo nos preparó esta delicia. Entonces vivíamos en un piso muy cutre ahí en la calle Hospital, probablemente el mejor sitio donde haya vivido, después de la casa de mis padres.  Cuando he tenido oportunidad,  lo he pedido en muchos restaurantes y nunca me ha parecido tan rico. Al ver la foto que Sabrina puso en facebook del que ella había hecho, me acordé de aquella primera vez, mantel incluído. Ahí queda la receta.

.

Receta Couland de chocolate:

120 grs de chocolate negro para postres
8 cuadraditos de otro chocolate (negro / chocolate con leche / otro chocolate)
3 huevos
30 grs de azucar vainilla
40 grs de mantequilla
1 cucharada sopera de harina

Fundir los 120 gr de chocolate con los 40 grs de mantequilla, hasta que parezca una mezcla homogénea. No hay que dejar de remover sino se pega a la cazuela. (Mejor fundir en cazuela y no en microondas, siempre es mejor ir más despacio, salen mejor las recetas).

Mezclar (a mano, nada de batidora) la harina, el azúcar vainilla y los huevos en una ensaladera (o cualquier recipiente que te permita mezclar bien).

Añadir la mezcla de chocolate y mantequilla y mezclar (siempre a mano).

Untar los moldecitos con mantequilla y un poco de harina para que no se queden pegados los coulants.

Llenar cada moldecito a la mitad (en el recipiente tiene que quedarte la misma cantidad que ya has “gastado”), añade dos cuadraditos de chocolate enteros y cubre con la mezcla que queda cada uno de los moldes.

Precalentar el horno a 220°C, el horno tiene que estar bien caliente.

12 minutos al horno NI UNO MÁS, ahí está el secreto. 12 minutos exactos!

En français:

Coulants au chocolat noir

Pour 4 ramequins:

120 grammes de chocolat noir spécial dessert (j’achète le Nestlé en général, mais bon, en Suisse, tu as amplement le choix, y’a même Lindt qui fait du chocolat spécial cuisine maintenant!)
8 carrés d’un autre chocolat (moi je prends toujours du chocolat noir Lindt 70% doux mais je pense que tu peux utiliser celui que tu veux. Je pensais d’ailleurs faire une variante avec du chocolat au lait pour voir, ou même avec du chocolat aux noisettes ou un truc dans le genre… enfin, ça sera pour une autre fois!)
3 œufs
30 grammes de sucre vanillé
40 grammes de beurre
1 cuillère à soupe de farine

Fais fondre le chocolat dessert et le beurre dans une casserole (je ne recommande pas le microonde, je suis plutôt traditionnelle pour la cuisine: lentement, on cuisine lentement et avec amour, dixit mon père!) jusqu’à obtenir une crème homogène.

Mélange la farine, le sucre vanillé et les oeufs dans un saladier ou n’importe quel récipient où tu puisses mélanger comme il faut. Et on mélange à main, très important, sinon trop d’air dans le mélange, etc.

On mélange choco/beurre avec le mélange farine/oeufs/sucre.

Remplis les ramequins à la moitié (il doit te rester la même quantité dans le récipient), ajoute deux petits carrés de chocolat entiers dans chaque ramequin et couvre chaque ramequin avec le mélange qu’il reste.

Préchauffe le four à 220°C, le four doit vraiment être chaud au moment d’enfourner.

12 minutes au four, PAS UNE MINUTE DE PLUS, C’EST ESSENTIEL, C’EST LE SECRET, 12 MINUTES PILLE POILE!!!

Et voilà!

Gracias @ensuisse, eres un solete! ;)

RÍO ABAJO – Pascal Rabaté (NORMA Editorial)

Algunos tebeos tienen una cadencia especial. Es algo que te envuelve y que te ayuda a que ese día que lo lees, y tal vez incluso muchos de los que le siguen, sea un día feliz y casi una jornada de reflexión. Son tebeos que emocionan.

Tal vez el protagonista del cómic nunca haya existido pero sí la persona que lo escribió. A mí me hace feliz algo tan chorra como saber que hay un tipo capaz de invitarse a un viejete que pasa, sin más, una noche en una comuna hippie. Un personaje, a su vez, capaz  de regarle dinero a su hijo porque no le hace falta, sin necesidad de morirse. Capaz de enamorarse y disfrutar del sexo como con 20 años, o más, porque llega por sorpresa y sin que se lo espere.

Y dicho todo esto, os recomiendo encarecidamente que os lo leáis pero sólo si creéis q podréis apreciarlo. Sería un desperdicio, sino. Lo encontraréis en la biblioteca de Sant Antoni.

Premio de la crítica francesa (ACBD) al mejor cómic 2007

“Río abajo”
Guión, dibujos y color: Pascal Rabaté
Edición: NORMA Editorial
Original: Les petits ruisseaux, Futuropolis
Formato: cartoné, 22 x 29’5 cms
96 Páginas, 19’50 €

Federal Café

La plana mayor del moderneo de Barcelona se volvió loca cuando abrieron este sitio hace ya un año. Más o menos cuando yo empecé a escribir este post. Después ya vimos q había mucho guiri, mucho marica, mucho moderno y cómo no, poco sitio.

Este año el #masterenweb le ha hecho mucho daño a mis pequeños lujos.  No he podido ir nunca a desayunar aquí!. He intentado ir otras veces por las tardes e incluso a cenar, pero no, qué va!. Este es un sitio de mañana, para un café y un muffin o para hacer un brunch un sábado por la mañana, super rico!.  Altamente recomendados los platos de las fotos. Batido, café y plato, no salió por menos de 15€ por persona.

Un buen sitio para sorprender a alguien, muy europeo todo él.

El único reto: encontrar un sitio.

15€ brunch!

Cerrado domingos y lunes

Federal Café

Sant Aniol – La garrotxa, Girona

Fin de semana, colegas, furgo, montaña, caminata, pozas, agua impecable, rutas, cañones, manantial, verano, paz, solitud, verde, agua, rocas, agua, barbacoa, fotos: Sant Aniol.

Estuvimos dos días y caminamos como bestias. Una ruta impresionante bordeando pozas de agua impecable, cada cual más chula. En todas y cada una nos queríamos meter, sin gente, sin ruido.

El camping en el que nos quedamos era una gozada. Cenar allí era un placer y despertarse por la mañana en ese entorno, un lujo. El bar servía unos bocatas buenísimos de pan auténtico y nunca antes de salir habría imaginado lo verde que sería el paisaje y lo limpias que estarían las pozas y el manantial. Impresionante.

Supongo que alrededor de este sito debe haber mil sitios donde quedarse. Nosotros estuvimos en el camping y fue perfecto, todo, desde que llegamos hasta que nos fuimos. Un plan con garantía, siempre que no llueva y que te guste la naturaleza y caminar. Al irnos pasamos por Besalú, que está al lado, un placer como siempre volver a ese pueblo tan bonito aunque no recuerde que hacía allí la primera vez que estuve.

Sant AniolCamping Sadernes

La zona una gozada. El camping, de montaña, mucho más barato que la media.

Presupuesto total de la escapada: 50€ por persona (comida incluida!)

Blai Tonight – pinchos a 1€ en Poble Sec

Por fin entendí lo que ya sabía, que a mí lo que me gusta es ir a baretos de barrio, donde te tratan con normalidad y te cobran con normalidad. Sitios sencillos sin tanto guai, que en esta ciudad hay mucho suelto. Cuando te conoces bien una zona, y es el caso con Poble Sec, descubrir un nuevo local es una alegría enorme, ni te cuento si además tienen Estrella Galicia, sidra natural y pinchos a un euro.

Yo soy gallega y mi padre es marinero con lo que los motivos del bar ya me gustan. En parte pretenden recrear el rollo pescador aunque es muy atrezzo pero bueno, tampoco es pretencioso. El tío parecía majo, le pregunté si era vasco y me dijo que no. Después ya supe que se llamaba Manel, que es de por aquí y que tiene una herboristería en la calle Margarit.

Y aquí estamos, Julien y yo, pendientes de saber si nos alquilarán un piso justo en frente. Un piso que si bien nos genera dudas, tampoco somos capaces de renunciar a él, tal vez por el barrio, la calle, la terraza, la gente que nos lo pasa o algo que nos caló dentro. Aprovecho para darles las gracias a Paula y Edu por el detalle de acordarse de nosotros, los flacos de la Bodega del Onze, gente auténtica y una pérdida para el barrio ahora qué se van!.

Recuerdo con nostalgia unos de los primeros post que escribí cuando todavía éramos Barceloning y la bodega un sitio para picar. Como odio que la peña se vaya y yo me quede, aunque tampoco tenga a donde ir.

Y ahí seguimos, esperando noticias del pisito, a ver si nos baja un poco el precio que tampoco vamos sobrados, a la vista está los barecitos a los que vamos, y bien qué nos gustan, eso sí.

La próxima vez que vayamos a picar habrá que espabilarse, el sábado pasado, a salida del teatro, casi no quedaban pinchos. Ahora subiré una pequeña crítica de la obra de La Fura dels Baus en el Teatre Lliure, no estuvo mal.

Sin más señor@s, el que no sale a tomarse unas cañas será porque no quiere, a la vista está!

Taberna Blai Tonight

Horario: 19:00 a “al cierre”. Domingos y festivos: 12:00 a 16:00.

Lunes cerrado.
Montaditos: 1 €

1Q84 – Haruki Murakami

Buenísima! Hacía mucho tiempo que no leía una novela de las buenas buenas. Y sí, me gusta mucho Auster pero el ejercicio de imaginación, de plasmar lo irreal y esa melancolía armónica urbano japonesa, eso sólo lo consigue Murakami. Sin el componente oriental no sé si sería lo mismo, pero tal cual, es perfecta. Ahora sólo queda esperar el tercer libro.


Lo único que no he entendido de la novela es por qué se repite tanto. Está claro que es una novela tocha pero no es que en la página 500 te vas a olvidar de que la asociación a la que pertenecían los padres de la niña, esto lo repite hasta la saciedad igual que muchos otros detalles. Aún así, no sobran palabras, no es ñoña, no es absurda a pesar de ser mágica ni es lo que no quiere ser.

Sobresaliente para Murakami, Kafka en la orilla me encantó, ésta está a la par.

También debo decir que me cae bien Murakami por declarar que no se iba de la isla, que se quedaba con los suyos, y cuando tienes mucha pasta y puedes, algo de compromiso hay, no sé si con mucho sentido, pero lo hay.

Por cierto, la foto es mía. Os presento mi última adquisión, una vieja maleta que me encontré ayer en la calle.