RÍO ABAJO – Pascal Rabaté (NORMA Editorial)

Algunos tebeos tienen una cadencia especial. Es algo que te envuelve y que te ayuda a que ese día que lo lees, y tal vez incluso muchos de los que le siguen, sea un día feliz y casi una jornada de reflexión. Son tebeos que emocionan.

Tal vez el protagonista del cómic nunca haya existido pero sí la persona que lo escribió. A mí me hace feliz algo tan chorra como saber que hay un tipo capaz de invitarse a un viejete que pasa, sin más, una noche en una comuna hippie. Un personaje, a su vez, capaz  de regarle dinero a su hijo porque no le hace falta, sin necesidad de morirse. Capaz de enamorarse y disfrutar del sexo como con 20 años, o más, porque llega por sorpresa y sin que se lo espere.

Y dicho todo esto, os recomiendo encarecidamente que os lo leáis pero sólo si creéis q podréis apreciarlo. Sería un desperdicio, sino. Lo encontraréis en la biblioteca de Sant Antoni.

Premio de la crítica francesa (ACBD) al mejor cómic 2007

“Río abajo”
Guión, dibujos y color: Pascal Rabaté
Edición: NORMA Editorial
Original: Les petits ruisseaux, Futuropolis
Formato: cartoné, 22 x 29’5 cms
96 Páginas, 19’50 €

Anuncios

1Q84 – Haruki Murakami

Buenísima! Hacía mucho tiempo que no leía una novela de las buenas buenas. Y sí, me gusta mucho Auster pero el ejercicio de imaginación, de plasmar lo irreal y esa melancolía armónica urbano japonesa, eso sólo lo consigue Murakami. Sin el componente oriental no sé si sería lo mismo, pero tal cual, es perfecta. Ahora sólo queda esperar el tercer libro.


Lo único que no he entendido de la novela es por qué se repite tanto. Está claro que es una novela tocha pero no es que en la página 500 te vas a olvidar de que la asociación a la que pertenecían los padres de la niña, esto lo repite hasta la saciedad igual que muchos otros detalles. Aún así, no sobran palabras, no es ñoña, no es absurda a pesar de ser mágica ni es lo que no quiere ser.

Sobresaliente para Murakami, Kafka en la orilla me encantó, ésta está a la par.

También debo decir que me cae bien Murakami por declarar que no se iba de la isla, que se quedaba con los suyos, y cuando tienes mucha pasta y puedes, algo de compromiso hay, no sé si con mucho sentido, pero lo hay.

Por cierto, la foto es mía. Os presento mi última adquisión, una vieja maleta que me encontré ayer en la calle.

Sunset Park (Paul Auster)

Esta vez me ha costado entrar. El trayecto de metro de mi casa al trabajo no es suficientemente largo para novelas, sí lo es para cómics. Leer un par de páginas cada vez no funciona igual que cuando estás de vacaciones es un sitio donde cada imagen podría ser una postal.

La estructura de los capítulos, en personajes, te permite saber a dónde vas, ahora Alice, ahora Miller. El problema es ese, que no todos tienen la misma fuerza y de quien quieres saber más es de Miller, o tal vea de sus padres y los colegas, pero no de Ellen, que resulta en sí misma un poco insulsa. El rollito super yanki, siempre presente con este tío, nos queda tan lejos!, y en cambio, la forma en la que habla de las cosas somos nosotros, aquí y ahora.

Y ahí es donde entra el talento de Auster, capaz de hacer que te identifiques con cada uno, igual que hace Woody Allen, y que todos te caigan bien y que te sientas incluso como un ocupa más en Sunset Park. Y al igual que Allen, una vez más, y cada uno en su disciplina, los ocupas no podían ser los típicos punks guarros, no qué va!, tenían que ser una suerte de bobos americanos sin un duro.

En la página 226 llega la sorpresa, y pam!, ahí está este tío que escribe para esta generación. Cuando lo leo pienso que es exactamente esto, que así son las cosas en nuestro tiempo y que Auster es el autor de nuestra generación, igual que Tarantino lo es en cine.

Sant Jordi 2011

Increíble pero cierto. Amanecía en los Alpes y a las 8.30 de la mañana salíamos hacia las montañas para recoger ‘muguet‘, una flor muy preciada en la Alta Saboya a la que se le dedica el día 1 de mayo.

Todavía con el rocío sobre las hojas el padre de Julien inauguró este Sant Jordi mañanero, sin saber siquiera qué es Sant Jordi, y me dió esta flor, en medio del bosque. Se conoce más como lirio de los Valles, o lirio salvaje y el olor es  increíble, sobre todo en las condiciones en las que yo lo conocí.

Ahora bien, siendo Sant Jordi, no podía faltar mi rosa, ni tampoco una rosa para la madre de Julien; y como no, pasamos por una librería a ver que caía, esta vez Julien eligió él mismo su libro, De@d, de Hervé Brasebin, una historia policíaca en la red.

La rosa de Sant Jordi

Yo recibí mis libros un par de semanas antes, el día que me robaron el iPhone en el Raval, qué bajón!. Al principio se que me calló el alma a los pies, al final ya me reía, sobre todo cuando fui a poner la denuncia y la policía me dijo, hombre!, tú eres la de la moto… Sí, soy yo, la de la moto, la del iPhone, y la que está deseando escribir un post muy chulo que se titule: bye bye Raval, qué te den!.  Hace 7 años que vivo por la zona y hasta hace tres días era todavía muy fan de mi barrio, después me hice mayor.

También tengo que decir, que casi debería darle las gracias al ***** que se lo llevó, un día más tarde me sentía liberada del maldito cacharro. Lo único que echo de menos es la cámara y sobre todo Instagram, Hipstamatic y un par de aplicaciones más a las que le sacaba mucho partido!.  Así que ya lo sabéis, no vayáis por ahí whatsappeando si no queréis que se os quede la cara de gilipollas que se me quedó a mi cuando me lo quitaron de las manos.

Aquel día Julien, que acababa de volver de Francia esa misma tarde, dejó sobre la cama un par de cómics que me devolvieron el ánimo delante de lo que no era ni mucho menos una catástrofe: Heritages y el segundo tomo de Le combat ordinaire, de Manu Larcenet; uno de mis cómics favoritos. El primero bastante flojo, con el 2º, a Julien se le fue la olla ya que me había leído ya los cinco que hay. En cualquier caso, siempre había querido tenerlos.

Ahora estoy con mi tercer libro de Sant Jordi, El efecto Actitud, de Victor Küppers. Un regalo de Montse, que me gustó muchísimo y que llegó en un buen momento. Me gustaría regalarle este libro a mucha gente pero sobre todo a una persona, la razón por la que estamos en Francia y la razón por la que estoy escribiendo este post a la espera de recibir noticias.

Para la gente a la que le gusta leer, Sant Jordi es una buenísima excusa para salir y comprar libros, pero también por los que recibes. Yo todavía espero dos más con mucha ilusión, el de InfoJobs, que es ya un clásico de cada año, y el de Joaquim, que siempre acierta!.

En los Alpes la vida empieza temprano y acaba tarde. Sería lo más poder vivir aquí y tener tiempo para escribir así cada día.

Este es mi segundo post de Sant Jordi en Con2abuelas, hace más o menos un año empezaba el invento y aquí seguimos.

Gracias por llegar hasta el final de este post tan largo.

From Alpes,

The white flower

—-,—‘–(@

Tamara Drewe by Posy Simmonds

Leer cómics es tan fácil que pareciera que da igual como sea el cómic te lo vas a leer, y es verdad. Ahora bien, hay algunos momentos mágicos en los que cae en tus manos algo que desde que lo ves dices, wow, menudo tesorito.

He visto que está basado en una novela y que también han hecho una comedia romántica, no sé cuanto de tonta. Me da igual de dónde venga y cuanto se haya replicado. A mí me ha encantado. Una historia sobre escritores, la gente que vive en el campo, los pueblos de Inglaterra y las relaciones humanas.

Mi novio Julien es mi proveedor de cómics. Él se encarga de ir a la biblioteca y de traer cómics así que es él quien elige y para mí son siempre una sopresa.

En este sentido, si vivís en vivís en Barcelona y os gustan los cómics os recomiendo visitar la biblioteca de Sant Antoni, donde tenéis cómics para una buena temporada.

Este lo cogí allí. Tengo que decir que además, lo leí en un viaje en Ave Barcelona Madrid, tal vez por eso me gustó todavía más.

Si os animáis, qué lo disfrutéis!

“Woo Lee et moi” de Sim Heung Ah

Bueno, bueno, bueno…, mi primer manga y yo sin enterarme. Habría jurado que lo que les caracterizaba es que se leían al revés, sea como sea, voilá!. Done!. Una experiencia más.  No era la única novedad, ya que además era en francés, mi primera vez, qué tierno!. Va sobre la vida de una escritora de manga Coreana, debería haberme dado cuenta ya que la obra era autobiográfica. El conjunto de manga, francés y Corea, brutal, ha sido diferente de las lecturas habituales; era más que un cómic, parecía real. Las viñetas me encantaron. Buscaré más cosas suyas, eso sí, en francés, porque en español no hay un carajo de goma. Si buscas cómics en versión original en La Central del Raval tienen algo, aunque este en versión original, difícil. Son chulos este estilo de tebeo más logrado, una pena que sean tan caros y tan difíciles de conseguir, aún así es de lo poco que hay que vale lo que cuesta.

Pildoras azules de Frederik Peeters

Un cómic como los que me gustan, con historias reales y gente que te crees, que siente, piensa y vive el día a día, como le viene y en este caso, sin dramatizarlo. Me gusta el protagonista y me sobra toda la parte de reflexión con el mamut. Entras en la historia y una vez en ella estás a gusto. Viñetas impecables y un hacer diferente. Es curioso como nos gusta siempre lo que es diferente cuando lo que de verdad nos llama es ir siempre al mismo bar y encima que nos conozcan…

Guión y dibujos: Frederik Peeters

Editorial: Astiberri Ediciones200 páginas   |   b/n, con cubiertas en color   |   14 euros

Obra original: Pilules bleues, Atrabile, 2001.

Galardonado con el Premio Rodolphe Töpffer, en Ginebra, en 2001.
Candidato al premio Alph’Art al mejor álbum en Angulema, en 2002.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑