1Q84 – Haruki Murakami

Buenísima! Hacía mucho tiempo que no leía una novela de las buenas buenas. Y sí, me gusta mucho Auster pero el ejercicio de imaginación, de plasmar lo irreal y esa melancolía armónica urbano japonesa, eso sólo lo consigue Murakami. Sin el componente oriental no sé si sería lo mismo, pero tal cual, es perfecta. Ahora sólo queda esperar el tercer libro.


Lo único que no he entendido de la novela es por qué se repite tanto. Está claro que es una novela tocha pero no es que en la página 500 te vas a olvidar de que la asociación a la que pertenecían los padres de la niña, esto lo repite hasta la saciedad igual que muchos otros detalles. Aún así, no sobran palabras, no es ñoña, no es absurda a pesar de ser mágica ni es lo que no quiere ser.

Sobresaliente para Murakami, Kafka en la orilla me encantó, ésta está a la par.

También debo decir que me cae bien Murakami por declarar que no se iba de la isla, que se quedaba con los suyos, y cuando tienes mucha pasta y puedes, algo de compromiso hay, no sé si con mucho sentido, pero lo hay.

Por cierto, la foto es mía. Os presento mi última adquisión, una vieja maleta que me encontré ayer en la calle.

Tokio Blues (norwegian Wood)

Vaya bodrio de peli. Después de muchos meses sin ir al cine por fin convencí a Julien de ir a ver una película de amor. Error!, ya me había leído el libro y lo dejé por la mitad. Su cara a los 30′ revelaba lo mucho que le estaba gustando el tema. Yo tampoco puedo decir que no me haya gustado nada pero desde luego, ha sido una decepción. Muy chulos los outfit, eso sí.

sinopsis

Cuando Toru Watanabe (Kenichi Matsuyama) escuha casualemte el Norwegian Wood de los Beatles, la melancolía y la nostalgia le hacen retroceder a su pasado como estudiante en el Tokio de finales de los 60. Toru recuerda a la inestable y misteriosa Naoko (Rinko Kikuchi), la novia de su mejor amigo de la adolescencia, u y el suicidio de éste; suceso que le distanció de Naoko durante un año hasta que se reencuentran en la uniersidad. Allí inician entonces una relaciín íntima que, sin embargo, se resiente por la frágil salud mental de Naokoa la que internan en un centro. Al poco tiempo Toru se enamora de Midori (Kiko Mizuhara, una jovencita activa y reasuelta. Indeciso, sumido en dudas y temores, experimenta entonces el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo aprece cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte.

renoir floridablanca
Pases: 16.15 – 19.10 – 22.05
Idioma original: Japonés
Duración: 133 minutos