Barceló Raval 360º (terraza deluxe)

Nunca se me habría ocurrido subir a la terraza del hotel Barceló Raval,  sólo por cómo pinta,  demasiado ‘class’, tal vez. A priori pensaría que es unicamente para los que se alojan en el hotel, que no nos podamos permitir pedir ni un agua o que nos miren con cara de, ‘¿y vosotros qué?’, pero no, resulta que no…

Muy al contrario, subir a una terraza como esta es toda una tendencia en la ciudad, y no sólo eso, los precios no son para tanto, bueno, la cerveza, claro, el resto sí. Te tratan  como a un príncipe, pero lo mejor de todo son, sin lugar a dudas, las vistas. 360º, como su nombre indica, para ver la ciudad desde el corazón mismo, en todas las direccioness. Para sorprender a alguien. Agradable, accesible y perfecto para una puesta de sol, o para un aperitivo de noche. Quién nos iba a decir que algo así era posible en la Rambla del Raval. Como diría alguno, ideal querida…

Explore the hotel

Anuncios

El Turó de la Rovira

Uno de los mejores descubrimientos que he hecho en Barcelona!. El error ha sido tardar casi un año en ir desde que alguien me explicó que era uno de los rincones clave de la ciudad, no mentía. Lo que sivió como refugio antiaéreo es ahora un sitio genial para un paseo de mañana, un pic-nic, una cita romántica o para pasar la tarde y ver la puesta de sol, pero, sobre todo, un escenario ideal para una macro fiesta con mucho volumen y Barcelona a tus pies. 360º de visión, de Collserola a Badalona, pasando por l’Hospitalet.

Y por si la foto todavía no te ha convencido, aquí te dejo algunas más. En lo más alto echarás de menos la sombra pero más abajo hay jardines con árboles donde te puedes tumbar, las vistas desde allí siguen siendo increíbles. Llegar es muy fácil, entre Ronda San Pere y Paseo de Gracia, se pilla el bus 28, que sube hasta el Carmel, sólo tienes que bajarte en la última parada.  Por cierto, el conductor, un tío majísimo, nos iba explicando de qué se trataba a medida que subíamos, interesante!. Desde la última parada son más o menos 500 mts. De todos los caminos a seguir, el último es el peor y el primero el mejor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una montaña de 262 metros, una tarima gigante sobre la ciudad de Barcelona y unas ruinas geniales llenas recovecos  donde hacer buenas fotos. Total sensación de abandono al amparo de los graffitis, un auténtico espectáculo urbano. Si todavía no has ido nunca, es lo que dicen por ahí “un must”.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Blog de WordPress.com.

Subir ↑